Repsol y Primax interesados por Pecsa

El rumor de que Pecsa, la segunda cadena de estaciones de servicios más grande del país, se encuentra a punto de ser vendida encendió la expectativa del downstream (distribución y comercialización) de hidrocarburos en las últimas semanas.

Los mercados mencionados señalaron a dos posibles compradores: la española Repsol (Refinería La Pampilla) y la peruana Primax (Grupo Romero).

Midstream (almacenamiento y comercialización al por mayor), dijo “Lo que nos sorprende es que la venta no haya sido cerrada, pues llevamos oyendo de ella hace desde hace semanas”.

Según esta versión, Pecsa habría puesto en venta su negocio de grifos y recibido ofertas de varios interesados, entre ellos Gazel, su ex socio en el negocio de gas natural vehicular (GNV).

Lo cual solo dos propuestas habría concitado su atención: las de Repsol y Primax. La peruana Primax habría recibido sólidas ofertas de compra por parte de las dos anteriores, y estaría evaluando cuál aceptar.

Versión de Pecsa

Pedro Martínez, presidente de Pecsa admitió el interés de dos empresas, pero aclaró que las ofertas fueron rechazadas del mismo modo que otras similares en la última década. Cabe recordar, por ejemplo, que Petrobras no tuvo éxito en comprar Pecsa en el 2008.

“En meses recientes, hemos recibido un par de muestras de interés que, igualmente, hemos evaluado y descartado cordialmente. A la fecha, no hay ningún acuerdo ni compromiso alguno”, asegura Martínez.

MOVIDAS EN EL MERCADO

Segùn el especialista en hidrocarburos César Gutiérrez, habría que encontrarla en el sur del país, donde la renovada demanda de combustibles por parte de la minería viene generando un verdadero ‘rally’ entre los distribuidores de hidrocarburos.

Es el caso de Pecsa, que alista un terminal para diésel y gasolinas en Mollendo hacia el 2019.

Gutierrez dijo, “Trafigura también alista una inversión de este tipo en el sur. Y no solo eso, ha comprado una importante cadena de grifos en la zona, negocio que querría ampliar. Si sus planes prosperan, no solo Pecsa no podrá competir, también Repsol y Primax tendrán fuertes problemas”,

Sin embargo, Gutiérrez y otros expertos advierten que no todo está dicho, pues ofertas ulteriores podrían hacer mella en Pecsa, dada su particular conformación.

“Pecsa no es una empresa ni un consorcio, es una cooperativa de propietarios de grifos, donde Pedro Martínez es el rostro visible, debido a su connotación pública”, apunta un ex ejecutivo de una empresa petrolera.

Esto se trata de una asociación de griferos independientes que se consolidan bajo una personalidad jurídica, para hacer compras en conjunto, pero que mantienen su libertad de acción.