Regasificación de GNL para mejorar la confiabilidad del sistema de energía

El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, afirmó que el proyecto de regasificación de gas natural licuado (GNL) permitirá garantizar importantes reservas de hidrocarburo y asegurar el abastecimiento de las redes ante cualquier evento que se produzca en la cadena de suministro desde Camisea.

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) prepara los expedientes técnicos para que la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversión) licite la construcción de una planta regasificadora en las instalaciones de Melchorita, ubicada a 170 kilómetros al sur de Lima.

Esta planta permitirá utilizar los tanques de almacenamiento de GNL, que es para exportación, para que en una eventualidad puedan ser empleados en la generación local de energía.

“Contar con una planta de este tipo cubre la demanda de gas natural del mercado interno de Camisea de seis días, es decir evita el desabastecimiento de gas”, explicó.

Agregó que la existencia de estas plantas es una alternativa eficaz para garantizar la continuidad del suministro de gas natural ante cualquier eventualidad que se produzca en los lotes 56 y 88, planta Malvinas y gasoductos.

Indicó que este proyecto es de gran importancia para la seguridad energética en el país pues significa la continuidad del servicio eléctrico de más de 40 por ciento de la demanda y el ahorro de más de 500 millones de dólares por día de desabastecimiento de gas natural.

Explicó que el proceso de regasificación del GNL consistirá en recibir el gas natural en fase líquida desde la Planta de Licuefacción de Perú LNG, ubicada en Melchorita, y almacenarlo como GNL en un tanque de aproximadamente 150 mil metros cúbicos (3,195 millones de pies cúbicos) a una temperatura de -160 grados centígrados.

El proceso de regasificación se efectúa en los vaporizadores. La planta puede disponer de dos tipos de vaporizadores: de agua de mar o de combustión sumergida. A través de los vaporizadores de agua de mar el GNL se transforma en vapor tras ser calentado a una temperatura mayor de cero grados centígrados.

En el caso del vaporizador de combustión sumergida, el GNL es calentado y vaporizado mediante un quemador sumergido en agua que utiliza como combustible el gas natural.

El gas natural producido en los vaporizadores se introduce en la Red Básica de Gasoductos, detalló el ministro.

La construcción de esta planta de regasificación debe iniciarse el próximo año y forma parte del paquete de proyectos elaborados por el MEM para mejorar la confiabilidad del sistema de energía que proviene de Camisea y reforzar la seguridad de ese ducto que transporta gas natural desde la selva del Cusco.

Entre los proyectos complementarios mencionó la redundancia de los ductos de Transportadora de Gas del Perú (TGP) y una línea de suministro de diesel 2 a las centrales térmicas ubicadas en Chilca, desde la refinería de Conchán de Petroperú, con el fin de incentivar la dualidad de funcionamiento de gas/diesel de las turbinas de generación eléctrica.