OPEP revisa ligeramente a la baja su pronóstico sobre demanda de crudo

La Organización de Paises Exportadores de Petroleo (OPEP) revisó ligeramente a la baja la demanda mundial de crudo en el 2019 al fijarla en 100.26 millones de barriles diarios (mbd), una expectativa basada en que no habrá una ulterior escalada en la llamada “guerra comercial” por aranceles.

Tras un crecimiento anual del 1.68 % (1.64 mbd), hasta 98.83 mbd, en 2018, el consumo de “oro negro” en el planeta se desacelerará el próximo año, cuando aumentará un 1.45% (1.43 mbd), vaticina la OPEP en su informe mensual publicado este lunes.

Las nuevas cifras totales son ligeramente inferiores, en 20,000 barriles diarios, a las estimaciones del mes pasado, tanto para este año como para el próximo, y también el incremento interanual se rebajó así en dos puntos porcentuales en cada ejercicio.

La organización de quince países advierte, no obstante, de que su “pronóstico” considera “que no habrá un aumento significativo de los aranceles comerciales y las disputas actuales se resolverán pronto”.

“Si bien la tendencia relativamente fuerte de crecimiento (económico) global parece continuar, han surgido numerosos desafíos” que pueden afectar el consumo de petroleo, recuerda.

Entre “las principales áreas de preocupación”, la OPEP se refiere a “incertidumbres políticas”, sin especificarlas, y a “la evolución relacionada con el comercio”, donde destaca un aumento de tensiones con “creciente incertidumbres, que se traducen en una caída empresarial y del sentimiento del consumidor”.

El documento resalta el riesgo de “impactos negativos en las inversiones a nivel mundial, en los flujos de capital y en el gasto del consumidor”, todos factores que “pueden tener un efecto perjudicial en el mercado mundial del petróleo”.

Según los analistas, la llamada “guerra comercial” está presionando a la baja sobre los precios del crudo al despertar el temor a un freno de la demanda, un factor que se contrapone al efecto alcista de las sanciones de Washington a Irán, que amenazan con reducir la oferta petrolera.

Si bien el barril referencial de la OPEP se depreció el viernes pasado un 2%, hasta los US$ 70.60, su valor medio de todo julio, de US$ 73.27, acumula un encarecimiento “de casi el 70%” frente al que tenía a fines de 2016, destaca el informe.

Durante el mismo período, el crudo Brent, la referencia para Europa, se apreció un 60%, hasta una media de US$ 75, mientras que el Petróleo de Texas (WTI, referente en Estados Unidos) subió un 55% y superó los US$ 70 por primera vez desde fines de 2014.

La fuerte apreciación ha tenido lugar “en medio de la disminución de los inventarios de petróleo” en los países consumidores, destaca el informe.

Por otro lado, la OPEP ha corregido fuertemente al alza, en 73,000 bd y en 106,000 bd, sus cálculos sobre la oferta de “oro negro” que provendrá en el 2018 y 2019 de fuera de la organización, al estimarla ahora en 59.62 mbd y 61.75 mbd, respectivamente.