La empresa Gas Natural Fenosa instala las redes en viviendas para abastecer del combustible a familiares del departamento de Arequipa, Ilo, Moquegua y Tacna. La idea en los primeros ocho años serán 64 mil conexiones; pero, las actividades realizadas permitirá alcanzar este tope.

EL encargado de comunicaciones de la compañía, Luis Corzo Orihuela, explica que el Gobierno les entregó en el año 2013 la concesión del suministro por 21 años con el cargo a extenderse a 60 años. Para el año 2023 se espera cubrir todo el departamento Arequipa.

Hoy en día, se están desarrollando en cuatro distritos: Cercado, Cerro Colorado, José Luis Bustamante y Rivero, y Paucarpata, en este último solo han avanzado desde hace un mes.

“En Arequipa tenemos 9409 contratos para instalar las redes de gas natural de las cuales ya se hizo 6692 conexiones superando la meta comercial”, informó Luis Corzo Orihuela.

En Moquegua, hay 200 acuerdos y colocaron 105, en Ilo firmaron 110 contratos e instalaron 33 redes, y en Tacna pusieron 1400 redes de un total aproximadamente de 2000 contratos.

“La instalación de las redes dura un máximo de dos días, dependiendo de dónde se ubique la cocina, el tipo de muros que hay que picar para la conexión”, acotó.

El gas natural comprende el ahorro de dinero hasta S/10.20 en el gasto mensual, comparando con el uso de un balón de gas licuado de petróleo (GLP) que el costo equivale a 34 soles.

“El gas natural se convierte en un servicio como el agua o la luz. Se instala un aparato para medir el consumo y de acuerdo a eso se cobra con las tarifas reguladas por Osinergmin”, añadió.

Luis Corzo Orihuela, afirma que la declaración por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, el primer camión de gas natural llegará al sur a fines de octubre.

Los camiones cisterna del gas natural se traslada desde la planta de Pampa Melchorita (Cañete-Lima). El combustible está criogenizado a 161 ºC para que alcance su estado líquido. El primordial es reducir el combustible para transportarlo.

El traslado dura 20 horas; y las unidades llegan a las cinco plantas de regasificación localizadas en la ciudad. Es ahí donde descomprimen el gas, lo convierten de líquido a gaseoso.

“En Arequipa tenemos dos: una está ubicada en la vía de evitamiento en el distrito de Cerro Colorado y la otra en el sector de Umapalca del distrito de Sabandía”, dijo.

Finalmente, el gas es distribuido por las redes subterráneas de miles de kilómetros a los domicilios, comercios, industrias y muy pronto a grifos.