América Latina requiere de la Unión Europea cooperación y cofinanciamiento para cambiar la matriz energética

América Latina necesita planes de cooperación tecnológica, cofinanciamiento y asesoría técnica de parte de la Unión Europea para incentivar los cambios en los hábitos de consumo de energía y concretar el cambio de la matriz energética hacia el uso de energías renovables.  Así lo informó Guillaume Fontaine, coordinador de investigación de Flacso – Sede Ecuador, durante su intervención en la Jornada “Cohesión Social y Desarrollo Sostenible” que se realiza en el marco de las actividades preparatorias de la Quinta Cumbre de Jefes de Estado de América Latina, el caribe y la Unión Europea (ALC-UE) – Perú 2008.

Fontaine indicó que los países de América Latina necesitan una experiencia, una asesoría y cofinanciamiento de la Unión Europea, en particular en Alemania, los países escandinavos y en España, sobre la sustitución de energías fósiles o el cambio del consumo de energías fósiles por el consumo de energías renovables.

“América Latina necesita asesoría técnica a nivel también de sistemas políticos, no solamente de tecnología. Necesita por ejemplo saber cómo hacen los alemanes, los países escandinavos para incentivar los cambios en hábitos de consumo, por ejemplo (en esos países), el ahorro de energía en el sector residencial es enorme”, dijo.

A su criterio América Latina necesita aprender de esa experiencia europea. “Necesitamos (América Latina) planes de cooperación, cómo cofinanciar esto en términos de investigación y desarrollo, de ciencia y tecnología”, agregó.

Desde su punto de vista los países latinoamericanos requieren dimensionar, en un máximo de diez años, el costo que significará el cambio de la matriz energética para lograr un 20 % ó 30 % de consumo basados en energías renovables.

“Estamos muy lejos todavía, el nivel de América Latina está por sobre el 81 % en consumo de combustibles fósiles”, subrayó.

De otro lado, descartó la existencia de un orden energético mundial o sistema energético mundial organizado, por lo que en virtud a ello advierte la dificultad de hablar de una cooperación en materia energética entre la Unión Europea y América Latina.

No obstante, refirió que ambas regiones no comparten los mismos mercados energéticos.

“Básicamente la Unión Europea, los países europeos se abastecen del gas de Rusia, de los hidrocarburos del Medio Oriente y del gas e hidrocarburos de África del Norte y ahora del procedente del Golfo de Guinea”, precisó Fontaine quien manifestó que más bien se observa en América Latina la presencia de empresas como Resol que trabajan en la región para abastecer de combustible en el marco de un negocio o comercio lo que según dijo es muy diferente a una cooperación energética.

Por otra parte indicó que la Unión Europea tiene perfectamente claro quien se va a comprometer a disminuir las emisiones de CO2 y de gases con efecto invernadero.

“Cualquier país que esté dispuesto a realizar sacrificios fiscales para ir en ese sentido va a recibir su ayuda”, subrayó.

Además destacó la necesidad de anticipar los efectos del cambio climático en la región.

“Esa es una reflexión que se está dando en la Comunidad Andina (CAN), en particular. Necesitamos dimensionar esos impactos y valorarlos, en particular las precipitaciones sobre los litorales en pérdida de agua dulce por retiro o retroceso de los glaciares”, expresó al señalar que la Unión Europea también tiene interés en financiar o en participar en el financiamiento de este proceso de adaptación.

Fuente : And

 

  • 4263 Posts
  • 3 Comments
Intereses. Mercado de Energía. Tecnologías de información. Finanzas. Proyectos de Inversión.