Acuerdan la venta de hidroeléctrica Chaglla por US$ 1,200 millones

La constructora brasileña Odebrecht alcanzó un nuevo acuerdo con un consorcio chino para vender la central hidroeléctrica de Chaglla, la tercera más grande de Perú, por un valor de US$ 1,200 millones, indicó  el ministro peruano de Justicia y Derechos Humanos, Vicente Zeballos.

El ministro explicó en una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera en el Perú (APEP) que la transacción se reducirá a casi la mitad porque la otra parte corresponde a deudas tributarias, financieras y laborales de las que se hará cargo el comprador, un consorcio liderado por la estatal China Three Gorges Corporation (CTG).

Por ello la compra en efectivo se ha fijado en 618 millones de dólares sujetos a la conformidad del Ministerio de Economía y Finanzas, el Ministerio de Energía y Minas y la compañía de electricidad Electro Perú, comercializadora de la energía producida en Chaglla.

Sin embargo, el Ministerio de Economía ha propuesto un incremento del precio en 20 millones de dólares que “al parecer, se lo están aceptando”, comentó Zeballos.

Eso elevaría la transacción a unos 640 millones de dólares, de los que la mitad serían para Odebrecht y la otra mitad para el Estado peruano en concepto de reparación civil por los sobornos que la empresa reconoció haber pagado entre 2005 y 2014 a cambio de adjudicarse millonarios contratos en obras públicas.

La venta debe realizarse en el marco de la ley 30737, que reemplaza al decreto de urgencia “Anti-Odebrecht”, creado en 2017 para afrontar el escándalo de corrupción de Odebrecht y garantizar que las empresas sigan trabajando en sus proyectos mientras colaboran con la justicia sin afectar a la economía.

Odebrecht ya había acordado en un primer momento la venta de Chaglla por 1.400 millones de dólares al consorcio encabezado por China Three Gorges, operadora de la presa de las Tres Gargantas en el Yangtsé, la energética china Hubei, el fondo de inversión ACE y la inversora china CNIC.

Sin embargo, el ministro Zeballos señaló que ese acuerdo “no sobrevivió” porque fue concebido bajo el marco del anterior decreto de urgencia y obligó a alcanzar un nuevo consenso acorde a la nueva legislación.