Proyectos de expansión de energía eléctrica prosperan en Latinoamérica

El apogeo de la energía en Latinoamérica apunta a la expansión de líneas de transmisión de larga distancia. Estos planes son beneficiosos ya que se puede aprovechar el exceso de energía solar y eólica de plantas lejanas que no tengan conexión a la red.

Los proyectos de transmisión de Brasil y México, a realizarse en los próximos dos años, han ingresado a seis subastas; de forma que se puedan elegir constructores que puedan invertir US$ 14,000 millones.

Por otro lado, Chile planea completar una línea eléctrica de gran importancia en el 2017. Argentina, por su parte, realiza esfuerzos para evitar una escasez de conexión; desarrollando nuevas plantas eléctricas y ampliando la red de cableado.

“América Latina tiene prisa porque no coordinó la expansión de la generación con la construcción de nueva infraestructura”, indicó Ramón Fiestas, presidente del Comité Latinoamericano del Consejo Global de Energía Eólica (GWEC, por sus siglas en inglés).

La transmisión eléctrica se volvió esencial luego de que los desarrolladores latinoamericanos fabricaran granjas eólicas y solares de manera rápida, de manera que la nueva capacidad superó el alcance de las redes de transmisión. Asimismo, varias plantas ya están terminadas pero desocupadas porque no existe forma alguna de enviar energía a los usuarios, por ello se originan cuellos de botella de electricidad.

“La conexión es un problema”, recalcó el presidente del GWEC.

En Chile, la carencia de transmisión significa que algunas áreas tienen tanta energía solar que los precios pueden llegar a cero. La energía que no se utiliza, o que está acumulada en una región, puede elevar los precios en otros lugares.

“Si hay un área congestionada, los consumidores tienen que pagar por la falta de transmisión”, dijo Leopoldo Rodríguez, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica.

México tiene al menos 5.000 megavatios de plantas solares y eólicas completas para comenzar la construcción, pero aún esperan las líneas de transmisión que necesitan para concursar en las subastas de energía.

Brasil cuenta con 355 megavatios de parques eólicos listos para entregar energía, pero todavía aguarda su conexión a la red. Enel Green Power SpA tiene cinco parques eólicos en Brasil listos para producir energía; sin embargo, las líneas de transmisión para conectarlas a la red no estarán listas hasta fines de agosto, según el ente regulador de energía Aneel. A Enel se le garantiza el pago incluso si la conexión se retrasa, según Carlo Zorzoli, gerente de la compañía para Brasil.

“Desde 2013, los riesgos de retrasos en las líneas de transmisión se han transferido a los generadores”, manifestó Zorzoli. “La falta de claridad sobre la disponibilidad oportuna de la infraestructura de transmisión afecta la confianza entre los desarrolladores”.

Respecto a los gobiernos de Latinoamérica, Luiz Augusto Barroso, jefe de la Empresa de Investigación Energética de Brasil-EPE, mencionó que se debe cambiar la planificación de las líneas eléctricas ya que es más sencillo construir granjas solares y eólicas; a diferencia de las plantas de gas natural o las instalaciones hidroeléctricas.