Mientras reparan rotura de ducto, LNG suspende exportación de gas natural licuado

El último embarque de gas natural de Camisea que salió fue el 5 de febrero, a través del buque Barcelona Knutsen, con 115,521 metros cúbicos de gas natural licuado con destino a España.

Fueron suspendidas las exportaciones de gas natural de Perú, mientras se espera que culmine la reparación de un ducto de líquidos que se rompió y detuvo el transporte del combustible desde los campos de Camisea en la selva hacia la costa del Pacífico.

Debido a un derrumbe luego de intensas lluvias en el distrito de Meganton en la región del Cusco, se produjo una rotura el 3 de febrero, y los trabajos de reparación aún continúan, informó recientemente la compañía Transportadora de Gas del Perú (TGP), operadora del ducto.

El último embarque de gas natural fue el 5 de febrero, a través del buque Barcelona Knutsen, con 115,521 metros cúbicos de gas natural licuado con destino a España, desde el terminal de exportación Pampa Melchorita, en el sur de Lima, según un reporte del organismo estatal y promotor del sector, Perupetro.

Una fuente del consorcio Perú LNG, empresa que maneja la planta de licuefacción de gas, dijo a Reuters que la operación del terminal se detuvo y también la exportación porque no estaban recibiendo el combustible desde la falla del ducto.

El grupo Perú LNG está conformado por la coreana SK, la estadounidense Hunt Oil y la japonesa Marubeni. De acuerdo a los registros de exportación, normalmente Peru LNG despacha entre cinco a seis buques de carga con líquidos de gas natural al mes y en febrero sólo ha embarcado uno hasta la fecha.

“Estamos esperando que se reanude pronto el suministro y probablemente en febrero tengamos sólo tres envíos”, afirmó la fuente de Perú LNG que prefirió mantener su nombre en reserva.

Un portavoz de la firma TGP dijo por su parte que los trabajos de reparación del ducto “están muy avanzados” y que a más tardar a fines de esta semana estarían culminando las reparaciones y reanudando los envíos de líquidos de gas hasta la planta de licuefacción en la costa peruana.

Los campos de Camisea, que albergan la mayor reserva de gas en Perú, son operados por la argentina Pluspetrol. Las tuberías que transportan los combustibles han sufrido varias rupturas y derrames desde que inició sus operaciones en el 2004.