Estados europeos : Impulso a las renovables

Los Estados europeos deben aumentar el porcentaje de energía procedente de fuentes limpias en el mundo.

El Parlamento Europeo intenta elevar la ambición de los Estados en la lucha contra el cambio climático, exigiendo que para el año 2030, el 35% de toda la energía que se consuma proceda de fuentes renovables, en lugar del 27% que habían pactado los Estados miembros.

El acuerdo, aprobado por dos tercios de la Cámara, que solo así se pueden alcanzar los objetivos fijados en París. Por mucho que resulte caro y complejo acelerar la transición energética, es absolutamente imprescindible. Los mandatarios europeos han de saber que los costes de no hacerlo serán  superiores.

El 16.9% representa la energía procedente de fuentes renovables que es el conjunto de la Unión Europea, con una gran diferencia a la de Suecia, donde alcanza el 54,2%, y Reino Unido, donde solo llega al 8,9%.

17.4% representa a España. Lo cual se estima que la Union Europea pueda alcanzar su objetivo del 20% en 2020, pero la batalla se centra ahora en los objetivos para la siguiente década.

España, que ha sido llamada a capítulo por la UE para responder de los altos niveles de contaminación atmosférica, deberá además replantearse su política sobre energía solar. El Parlamento Europeo ha aprobado una moción para que no se permitan gravámenes a la energía procedente de fuentes renovables de autoconsumo, como el llamado impuesto al sol que rige en España.

Se debe tener en cuenta que la reactivación económica comportará un aumento de la demanda de electricidad que agravará las emisiones si se obtiene a partir de combustibles fósiles.

Se estima que en 2040 la economía global crecerá a 3.4 % anual y la población mundial pasará de 7.400 a 9.000 millones, lo que hará que la demanda de energía aumente en un 30%, según la Agencia Internacional de la Energía.

Esto obliga a revisar los objetivos de emisiones establecidos hasta ahora y a ser mucho más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático.